INICIO

config

Gracias a los trabajos financiados por el Cabildo de la Catedral, desde este mes de agosto será visitable este nuevo espacio, que incluye no solo la casa del campanero, sino la visita completa a la torre a través de los 113 escalones de su escalera de caracol.

Ofrece además unas vistas espectaculares, tanto del propio interior de la Catedral y de sus bóvedas, como de la impresionante panorámica que se observa de todo el sur de la ciudad.

Un proyecto que lleva años en mente, y es que la obra estaba ya ejecutada desde la visita de la exposición “Castillo Interior”, en los años noventa, por lo que ahora se han realizado trabajos de limpieza y pintura, así como la ambientación de los espacios. La casa del campanero recoge perfectamente la estancia de quien ha vivido allí hasta la década de los años cuarenta. Cocina, baño, alcobas. Todo ello con una cuidada decoración de la época, sobre el suelo original. Se recupera así parte de la historia de este templo.

El espacio se ha adornado con muebles de la época y como ha comentado el Deán de la Catedral "aunque parezca mentira, Don Vicente Aparicio, es quien empezó a comprar los muebles para ponerlos en el hogar del campanero".

La visita completa a toda la torre del campanario se realizará con acompañamiento y con grupos reducidos. Y tendrá un coste de 2 euros sobe el precio habitual de la entrada a la Catedral

ASÍ ERA LA VIDA DEL CAMPANERO
Sobre la fachada oeste de la catedral de Ávila, al nivel del cuerpo de campanas de la torre, se sitúa la casa del campanero. Se trata de una casa de sencillo estilo castellano con sala y dos alcobas, cocina, con su chimenea, y otras pequeñas habitaciones que forman parte de la vivienda. Lo primero que llama la atención es como en la catedral de Ávila esta vivienda se mantiene intacta tal y como la habitaron los últimos campaneros hasta los años cincuenta del siglo veinte.

El espacio está construido sobre la bóveda gótica del tramo a los pies de la catedral, salvándose las distintas alturas de este espacio por medio de diversos escalones. El acceso tiene lugar por la escalera de caracol de 113 escalones que salvan la diferencia entre el suelo de la catedral y sus cubiertas en esta zona. En las obras que dieron lugar a esta casa se utilizó como pasillo el adarve sobre la puerta oeste y se integraron en el muro de cierre las almenas y merlones que se pueden observar desde abajo.

En esta vivienda se desarrolló durante siglos la vida familiar de quienes desempeñaban el oficio de campaneros, siendo tarea de prácticamente toda la familia atender al toque de campanas que a lo largo del día tenían lugar en la torre de la catedral. Con frecuencia el oficio fue pasando de padres a hijos. Las dificultades de acceso a esta vivienda hicieron que se desarrollaran sistemas que facilitaran el suministro de víveres así como la comunicación con el exterior.

Dentro del conjunto llama la atención la polea que con la pertinente soga facilitaba el subir los alimentos y el agua necesarios y a la vez poder bajar lo que no ya no servía.

El acondicionamiento llevado a cabo ahora ha consistido en la limpieza de espacios y encalado de los muros. También se han ambientado los espacios para intentar dar idea al visitante de cómo se habitaron estos espacios. Junto a la casa del campanero propiamente dicha se podrá acceder a la torre inacabada y contemplar el cuerpo de campanas.

  

  

DESTACADOS

REDES SOCIALES

   

ENLACES RÁPIDOS

 

 

JUBILEO TERESIANO

AGENDA

Lun Mar Mié Jue Vie Sáb Dom
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31

DONO A MI IGLESIA

HOJA DIOCESANA

 

BOLETIN OFICIAL

POR TANTOS

MULTIMEDIA

  1. VIDEO
  2. AUDIO

IMAGENES

Loading…
  • 0
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5