En su primer mensaje de Navidad como Obispo de Ávila, Mons. Gil Tamayo ha querido invitar a los diocesanos "a redescubrir la Navidad". Un sentido religioso tapado, señala, por el consumismo y el secularismo. "Los cristianos tenemos la obligación de recuperar, de volver a la esencia de estas fiestas tan entreñables y queridas".

D. José María recuerda que la Navidad es tiempo de esperanza, y que esa esperanza la trae la encarnación de Dios hecho hombre, que muestra su sabiduría "en los lloriqueos de un niño". "Este es el gran Misterio de la Navidad: que podemos acudir a El porque nos entiende, porque es nuestro hermano".